jueves, 12 de noviembre de 2009

GAMEXANE (Parte 2)

Superada la situación y casi aceptando que seguiría el embarazo sola, (y sin importarme lo que dijera el mamerto que tenía como pareja…), decidí hacer la mía. Pero él estaba en un intermedio entre querer ser padre, irse a vivir al Congo belga, o hacerse violar por King Kong.

La cosa se iba tiñendo de castaño oscuro… (y van a ver que se pone más negra aún).

El candidato en cuestión, coleccionaba bichos raros, y ante la falta de trabajo estable, decidió criar animales venenosos y vender sus venenos al Instituto Malbrán para hacer sueros antiofídicos. (?)
Si, fue la reacción menos esperada de alguien desesperado por conseguir trabajo.



ALEXIA: Laburá de domador de serpientes también. O porqué no vendés el hígado al Mercado negro? Cerebro no tenés, así que un hígado más o un páncreas menos qué te hace?!?!?!
INÚTIL: Esos bichos de sangre azul tienen más sentimientos que vos, que sos una asquerosa.
ALEXIA: Asquerosa yo? El que se baña una vez cada 9 días sos vos… cómo querés que me acerque si el linyera de acá a la esquina huele mejor que vos. ?? Y sus medias tienen menos agujeros que las tuyas?

La relación era mala, yo entraba en la cama con el Lysoform en mano, 5 sahumerios y Ayudín antigrasa, ya que su pelo derrochaba aceite patito.
Era ASQUEROSO. Sin contar que era pedante, soberbio y mitómano. Si, las tenía todas.

Pasados unos meses, el tipo me llenó la casa de peceras con víboras venenosas, tarántulas, lagartos, escorpiones, culebras, lo que se imaginen.
Incluso los bichos se escapaban y había que correrlos por la maldita casa….
Yo debía encerrarme en el baño hasta que el imbécil llegara y agarrara a la porquería peluda o deslizable que se haya escapado.
Una tortura. Les retrato la escena con un diálogo mantenido con el dueño de la inmobiliaria que se encontraba en la puerta del PH donde vivíamos.

SR INMOBILIARIA: Sra…. Tengo una víbora verde acá en el negocio, creo que puede ser suya.
ALEXIA: Qué se piensa?? Que todo maldito bicho que encuentren es mío??
SR INMOBILIARIA: Su marido sale los domingos a comprar el diario con esta víbora enroscada en el brazo… ya la conocemos.
ALEXIA: Ah, es un boludo importante…. Después le digo a mi “marido” que pase a buscar al bicho por su negocio.
SR INMOBILIARIA: Le pido que se apure, señora… porque “el bicho” que usted dice se metió en el inodoro del local y le tocó el culo a mi madre. Casi la mata de un infarto. Sin contar que se comió al hámster que teníamos en la pecera de adelante.
ALEXIA: mire usted si el bicho va a tener tan mal gusto de ir a tocar a su madre habiendo tanta loca dando vuelta…. Bueno, después le digo al inútil que pase a retirarlo.

Como verán, la situación era bizarra y a la vez patética. Yo estaba terriblemente panzona y cuando me tiraba a descansar, siempre había algún lagarto tomando sol arriba del cubrecama.
Yo ya me estaba cansando de todo… por cada cosa que yo decía, él saltaba enfurecido, agresivo…
Ya no me gustaba nada de nada la situación.

De vez en cuando venían mis amigos a visitarme, no muy a menudo (solían caer cuando el inútil no estaba en casa, ya que lo detestaban).
Es entonces como vino a tomar mate un amigo de toda la vida…”el tucumano” y salió el tema de conversación de los animales….Él contó que tiró unas pastillas de gamexane en el galpón de su negocio para eliminar a las ratas…y ahí me quedó picando la idea.

Utilicé el método “GAMEXANE” para matar las arañas y ratas del patio de mi casa…
Y sin duda, esas pastillas eran súper efectivas, casi milagrosas.
Y Mientras miraba los restos de cucarachas del patio, me comía un sánguche de mortadela y mayonesa… silenciosa, agazapada, concentrada… elaborando la estrategia de mi vida... me hice otro sánguche... pero sólo quedaba salame. Bueh, es lo que hay.

Como estando embarazada se necesita más energía y hay que alimentarse por dos, decidí comprarme una grande de muzza… tenía mucho que pensar (y el sánguche no era suficiente). No sólo me quedé con hambre, sino que –para rematar la maldita noche- se había escapado una de las tarántulas y me encerré en el baño para que no me atrape.
Supuse que sería una larga noche encerrada en el baño y durmiendo en la bañadera con el duchador incrustado en el estómago..
Entonces me llevé algunos víveres: lo que quedaba de la pizza, un choripán de hace unos días, un budín marmolado de Bimbo, medio paquete de galletitas oreo y una lata de atún.

El inútil no volvió esa noche, y de hecho, no apareció por varios días más. Yo salí del baño recién al día siguiente (cuando se me acabaron las provisiones de comida y me desperté sentada en el inodoro).
El saldo fue positivo: la tarántula no volvió a aparecer… Y yo.. HABIA ELABORADO MI PLAN MACABRO.. (Imaginen una risa de villana de disney)
(continuará… paciencia che! Solo queda una mas!)

4 mugidos (comentarios):

Laura dijo...

solo pienso en la gente que un dia se levanto y tenia una tarantula en la casa.... (soy aracnofobica y era vecina tuya me parece... ¬¬ )

jajaajajajaj queremo la parte tre!

Anónimo dijo...

Pregunta: Con qué abriste la lata de atún????.... ja! eso puede ser un capitulo aparte!!!
Geniallllllllll

Martin dijo...

Afortunadamente para los atúnfilos (gente que come/tiene sexo con atunes) existen las latas con el ganchito de lata de gaseosa, las cuales se pueden abrir sin necesidad de llevar ese artilugio del mal que daña los dedos y la paciencia, el abrelatas.

Mavi dijo...

Che que mal... me puse a pensar, y el dia que salga "Alexia - La Pelicula" hay que hacerla bien real, vio?, y no vamos a poder agregarle a los creditos la famosa y tranquilizante frase: "Ningun animal ha sido lastimado durante la filmacion de esta pelicula"...
Pero que no panda el cúnico!! Podemos agarrar unos cuantos piqueteros que nos rompen las pelotas a diario en el congreso, y disfrazarlos de tarantulas y serpientes para esta escena... de paso hacemos patria.